La escultura digital, el escaneado 3D: otros tipos de modelado 3D

Aunque ya hemos hablado en otras ocasiones de los diversos métodos de construcción del modelado digital, hoy te presentamos otras formas para crear los distintos modelos.

La escultura digital se asemeja a la escultura tradicional

Como se pueden emplear millones de polígonos, los modeladores pueden manipular una malla de base utilizando un sistema de pinceles con los que pueda crear mallas fotorealistas, con un nivel de detalle superior.

Cuando hablamos de malla básica, nos referimos desde una pelota a un objeto con un número de polígonos determinado. Este método permite que se realice el modelado en un periodo de tiempo mucho más rápido que cualquier método tradicional.

La escultura digital ha evolucionado mucho, pudiendo crearse todo tipo de modelos, incluso los de superficie dura. Este tipo de método es uno de los más atractivos debido a que se puede conseguir un nivel de realismo mayor. Además, el diseñador tiene toda la libertad a la hora de poder diseñar la topología de la malla.

Cuando se esculpe digitalmente, no tiene por qué considerarse el diseño de los polígonos, así que los artistas pueden concentrarse más en las formas que en la geometría.

Las mallas con un gran número de polígonos se emplean como material para poder mejorar los modelos más sencillos mediante el uso de mapas normales. Esta opción de mapeado emplea píxeles que contienen información de alta resolución para poder simular la iluminación de las distintas áreas de volumen de las superficies. Así, los modelos de baja resolución pueden mostrar los detalles de una escultura detallada.

Escaneado 3D: una forma fácil recoger información del mundo real

Como ya mencionábamos en el titulo, el escaneado permite recoger información para poder convertirla en una malla digital compuesta por millones de puntos o vértices. Podemos decir que es el equivalente tridimensional a un escáner.

Hoy en día, se puede escanear cualquier objeto, incluso paisajes y edificios. Este tipo de tecnología se emplea en la industria para muchos sectores, como el diseño industrial o el cinematográfico. Podemos encontrar diversas opciones, porque existe una gran variedad de escáneres que se pueden emplear.

Por norma general, se agrupan de dos categorías:

  • Escáneres de contacto: necesitan tocar físicamente el modelo al que analizan. La información almacenada se traduce en datos de puntos que el programa de 3D procesa para poder crear una malla. El resultado del modelo 3D se puede manipular. Pueden capturar datos de superficie de objetos fabricados en cualquier tipo de material.
  • Escáneres sin contacto: emiten rayos X o ultrasonido para poder capturar la información de la superficie del objeto que está siendo escaneado. Esta luz o radiación se refleja como el objeto y se devuelve al punto de origen, calculando así la distancia de la superficie del modelo.

 

Pueden tener dificultades para escanear objetos transparentes. Una solución para ello es rociarse con spray de polvo, que puede limpiarse después con facilidad cuando el proceso se ha completado.

Los objetos escaneados por rayos X producen datos de volumen en forma de cortes que pueden apilarse para convertirse en una malla digital, empleando un software específico.

Este proceso es conocido por diseño de mallas basado en imágenes y produce modelos muy precisos. Se pueden emplear herramientas para ilustraciones y visualización médica, pero su uso también se ha llegado a extender a otros ámbitos como la biología y la neurociencia.

Podemos decir, entonces, que la información de volumen de un escáner puede convertirse, de forma automática, en una malla poligonal.