Consejos para preparar un modelo digital para impresión 3D

Algunos archivos 3D pueden transformarse en modelos físicos. Por tanto, el proceso de un modelo digital para impresión 3D y un modelo destinado a plataformas digitales será muy diverso. Hoy en Visual4 te contamos con detalle en qué consiste este proceso.

Es recomendable emplear siempre mallas cerradas

La importancia de trabajar con mallas cerradas para cualquier forma que tenga volumen será fundamental porque cualquier borde abierto puede dar problemas a la hora de imprimirlo. Por norma general, cuando se preparan personajes para imprimirlos posteriormente, suelen dar problemas aspectos como los globos oculares.

Modelo 3D impresión

Cuando los párpados están abiertos y se modelan los globos oculares, se suelen insertar de forma separada. Para poder solucionarlo, una opción recomendable es rematar las oquedades con los globos. Aunque en la animación esta geometría sería desperdiciada, es esencial para impresión 3D porque los modelos complejos, con muchas aperturas, dan problemas.

Evita emplear mapas de textura

No es necesario utilizar mapas de textura o desplazamiento porque el proceso de impresión 3D no los utiliza. Debemos tener en cuenta que cualquier detalle que se presente en la superficie tendrá que modelarse en la malla y se representará en forma de polígonos. Podemos aplicar este aspecto también para los modificadores de superficie o suavizado.

Es importante que asegures que el objeto es una malla poligonal con cualquier suavizado o subdivisión aplicada previamente.

El modelo tiene que ser un elemento que pueda funcionar sin problemas en el mundo real.

Si vas a imprimir un personaje en 3D, la base tiene que ser suficientemente grande para soportar el peso de éste. No es necesario que el modelo 3D y la base sean mallas continuas, pueden componerse como objetos separados y cruzarse posteriormente. Cuando se cruzan dos mallas separadas, se percibirán como una sola cuando se realiza la impresión.

Opta por el formato de impresión más adecuado

Para que la animación 3D se pueda imprimir, debemos almacenar el archivo en un formato que el estudio de impresión pueda procesar. Por norma general, necesitan modelos en formato Stereo Lithography (STL).

En algunas ocasiones, es posible que la aplicación 3D que empleemos no sea compatible con este formato pero existen programas como PolyTrans que permiten convertirlos. Aunque la mayoría de estudios permiten casi todos los formatos y harán la conversión ellos mismos.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de imprimir el modelo en 3D

Para evitar problemas cuando se vaya a imprimir el modelo, debemos seguir una serie de cuestiones que serán fundamentales para reducir la probabilidad de que surjan problemas en el proceso.

Evita las protuberancias en la medida de lo posible

Se debe evitar cualquier elemento que sobresalga del modelo, como pinchos o espadas porque podrían dar problemas durante el proceso de construcción y romperse al enviarse o al salir de la máquina. Aunque elementos más gruesos como dedos o cuernos no tendrían por qué dar problemas.

modelos 3dAumenta el grosor en más de 1 mm

Investiga cuál es el grosor más apropiado que recomienda el estudio de impresión, porque cada uno tendrá sus propias limitaciones. Lo ideal es aumentar el grosor de zonas como cuellos, muñecas o tobillos para que soporten el peso de las partes a las que se conectan.

Para un mayor detalle, imprime más grande

Las características pequeñas de los modelos o las texturas no suelen mostrarse a simple vista y algunos elementos como las pestañas pueden no reproducirse. Cuanto más pequeño sea el modelo, menos detalle se mostrará.

Comprueba todos los polígonos

Como hemos mencionado anteriormente, todos los polígonos de la malla tienen que estar cerradas. Además, todos deberán apuntar en la dirección correcta porque si no la impresora los interpretará como agujeros.

Piensa en la base del modelo y cómo se sostendrá

Es decir, debemos pensar si el modelo de sostendrá por sí mismo, cómo será su distribución o si tendrá base. Aunque debemos ser conscientes de que las bases cuestan dinero. Es más barato modelar el personaje de tal manera que se sostenga de pie, porque la base puede doblar el coste.

Emplea partes separadas

Cada impresora 3D tiene un límite de tamaño para sus objetos. Puedes imprimirlo por partes para maximizar cada una de ellas. Si vas a imprimir por partes separadas, las mallas deben estar separadas 20mm como mínimo para evitar que las partes individuales se fusionen en el proceso.