Qué ordenador necesitas para modelar en 3D

Es necesario contar con un buen ordenador y software para trabajar y sacarle el mayor partido a los proyectos ya que la mayoría de aplicaciones de modelado 3d necesitan unos requisitos de software determinados. Aunque en ocasiones es suficiente con una configuración del sistema, lo cierto es que cuanto más potente sea el sistema más dará de sí.

Hoy, en Visual 4, queremos que tengas en cuenta los aspectos más técnicos del ordenador para que puedas conocer cuáles son los requisitos que debería tener un ordenador para poder trabajar como diseñador 3d.

Aspectos a tener en cuenta para configurar el ordenador

Podemos encontrar una serie de elementos indispensables que serán necesarios para que nuestro ordenador pueda rendir de la forma más óptima y no de ningún problema a la hora de diseñar.

 Memoria RAM

La memoria de acceso aleatorio (Random Access Memory) es la que se usa para trabajar con los diversos datos del ordenador, entre las que se incluyen los modelos y las imágenes tridimensionales. Es decir, cuanta más memoria RAM tenga el ordenador, se podrá acceder a más información de manera simultánea sin tener que esperar a que el sistema la cargue en el disco duro, teniendo que esperar así más tiempo.

Como ya hemos dicho, cuanta más memoria, mejor. Aunque según el presupuesto y la carga de trabajo que tengamos podremos escoger entre una u otra:

  • 8GB: para realizar conjuntos simples y trabajos CAD simples
  • 16GB: para conjuntos grandes, piezas complejas y trabajos CAD de múltiples capas
  • 24-32GB: proyectos complejos, conjuntos muy grandes y simulaciones
  • 64GB: simulaciones muy complejas, animaciones y modelados 3D

Es importante tener en cuenta que si vamos a trabajar con más de un programa a la vez, que consuman recursos, deberíamos tener en cuenta una mayor capacidad de memoria RAM para que nuestro ordenador no se cale.

Procesador CPU y número de núcleos

Por norma general, Intel y AMD son las dos marcas más consolidadas en cuanto al procesador se refiere. Aunque es Intel quien ofrece más opciones: Intel i7 e Intel Xeon. No es recomendable optar por una gama más baja para reducir costes.

Si vamos a realizar trabajos de simulación o renderizado, es necesario contar con el número máximo de core posible.

La diferencia entre estos dos es que Intel i7 se emplea más para realizar trabajos de baja carga con pequeños picos de altas cargas de trabajo. Sin embargo, si el trabajo va a ser constante y va a exigir permanentemente una gran carga constante en el tiempo, es mejor decantarse por Intel Xeon ya que cuentan con un sistema de detección de errores y corrección.

Es importante entender que cuantos más núcleos tenga un ordenador, mayor será la velocidad de la CPU. Así se agiliza el procesamiento y renderizado de los datos.

La tarjeta gráfica y la GPU

Contar con una buena tarjeta gráfica es un factor indispensable para los modeladores digitales, porque es la responsable de mostrar la información en la pantalla. La mayoría de aplicaciones de diseño 3D utilizan OpenGL, una biblioteca de gráficos abiertos, es decir, una aplicación estándar de programación para los programas de escritura que producen imágenes gráficas 2D y 3D.

Una tarjeta gráfica potente permite visualizar sus modelos digitales de la mejor forma posible.

Cuanto más elementos geométricos o texturas de alta definición se usen, más carga de trabajo se le da a la tarjeta gráfica. Aunque una tarjeta gráfica adecuada permitirá aumentar la productividad a medida que se enfrente a proyectos más complejos.

Al elegir una tarjeta gráfica, lo mejor es considerar la cantidad de núcleos GPU que tiene; cuantos más, mejor.

Otro de los factores que se deben tener en cuenta es la unidad de procesamiento gráfico, Graphics PRocessing Unit, más conocida como GPU. La industria se decanta más hacia procesos de renderizado basados en esta unidad. Así se disminuye la potencia de la tarjeta gráfica que, por norma general, es de 50 a 100 veces más eficiente que la CPU a la hora de realizar algunas tareas.

Algunos requisitos de software

Independientemente del software que utilices o decidas comprar, asegúrate de leer el manual porque tendrás que familiarizarte con sus herramientas y funcionamiento específico.

No todas las aplicaciones son compatibles con la mayoría de características y funciones que se realizan en el diseño 3D, aunque se pueden encontrar varias técnicas alternativas para obtener un resultado determinado.

Los programas 3D más comunes son:

  • 3ds Max
  • LightWave 3D
  • Maya
  • Modo
  • Silo
  • XSI
  • ZBrush

No debemos olvidarnos tampoco del software 2D. Una aplicación e manipulación y pintura de imágenes 2D es imprescindible para cualquier modelador para crear material de referencia de mapas de textura. Adobe Photoshop es el más común, pero existen otras opciones más económicas como GIMP.